jon CURIEL

CWT

Biografía Temática: Mi Vida Como Cristiano

Leave a comment

Cuando pienso en cómo empezó siempre comienzo con esa semana, con la parte feliz, con el inicio de una etapa. Pero realmente no comenzó ahí, no pudo haber significado tanto si no hubiera habido algo detrás, es ahí cuando recuerdo la verdad, y no culpo a mi mente de pretender que aquello jamás pasó. Sin embargo es algo necesario, algo que, por más que intente evadirlo no va a cambiar, por lo que decidí aceptarlo y seguir adelante; al final de cuentas todo resultó para bien. ¿Cómo explicar la semana que cambió mi vida? ¿Y cómo explicar la continuación? Supongo que por el comienzo, el verdadero comienzo.

Decidir enfocarte un año en ti puede ser lo más fantástico que pueda pasar, pero resulta ser cuchillo de doble filo, con el tiempo me di cuenta de que me había vuelto demasiado egoísta, egocéntrico, más de lo políticamente permitido. Y bueno, la semana en la que ya no podía con el mundo a causa de mi propia lucha interna fue la culminación, adherido el hecho de qe tenía que mantener una sonrisa que no reflejaba para nada mis sentimientos hacia el mundo. Y luego llegó mi mamá con la propuesta que decidí aventar al basurero en cunto la escuché. Un grupo de jóvenes de la iglesia donde el pastor local pertenecía cuando vivía en USA estaba en un viaje de misiones y necesitaban algo de ayuda con la traducción. Claro, me gusta practicar mi inglés, nunca tenía la oportunidad de hacerlo, pero aceptar implicaba el relacionarme con gente desconocida y socializar, algo para lo que soy pésimo. Así que no contesté, hasta dos días antes, cuando, analizando las cosas, me di cuenta de que nada podía ser peor que lo que pasaba en ese momento.

Lunes en la tarde, tan pronto cómo llegué estaba seguro de que había cometido un error, estaba dispuesto a irme en cuanto hubiera una oportunidad, pero ya me había comprometido, así que no sería muy ético el echarme atrás en ese momento. Quiza mañana. Esto fué reforzado con el factor de que me pusieron en un puesto en el que no me necesitaban para nada, y peor, cuando llegó la hora de sentarse a escuchar al pastor tuve que irme con la única persona que medianamente conocía para evitar sentirme más incómodo de lo que ya estaba: su esposa Fue más amable de lo que merecía, lo suficiente commo para invitarme a volver. Tuve que comerme mis palabras.

El Martes después de hacer todo lo que tenía que hacer llegué a la escuela principal en donde estaban ayudando, a la hora de la comida, y fui oficialmente presentado (¡Con lo mucho que me gusta ser el centro de atención sin mi consentimiento!). En fin, cuando decidí ayudarles no sabía que esperar, lo único de lo que era consciente era de que si todo iba mal, al menos estaría practicando mi inglés, y eso ya era ganancia. Al final de todo la práctica fue lo que menos me importó.

Fueron sólo cuatro días. Pero fueron más que suficientes para transformarme, para abrirme los ojos, para cambiar mi vida. Siempre he escuchado que lo mejor viene cuando menos te lo esperas, y ahora no tengo la menor duda de que esa es una de las frases más ciertas que he oído. Conocerlos fué una bendición, la mayor que pude haber recibido, y en el momento en el que más lo necesitaba. No solo me brindaron su amistad, también me dieron esperana, alegría, y un optimismo que pensé estaba extinto. Estaba seguro de que no era la misma persona de hace una semana.

Una ve que se habían ido físicamente era momento de poner manos a la obra, cumplir las promesas que había hecho, así que decidí despertar del ensueño en el que había vivido todo este tiempo y haceralgo al respecto, así que los Sábados se convirtieron en el día de Grupo de Jóvenes, y las mañanas del Domingo las pasaba en casa de mi primer pastor para escuchar el servicio semanal. No me sentía tan seguro como para ir por mi mismo así que le pedí a mi tía que me acompañara, no creo que haya habido algo en mucho tiempo que la haya hecho tan feliz como el darse cuenta de que ya me había convertido. Además entré a mi último año de preparatoria con dos cosas en la mente: Sobresalir y buscar un trabajo. Claro, nada fue como lo planeé, como toda buena aventura; pues siempre hubo desafíos y luchas que tuvieron que ser superadas, o enfrentadas. A veces se pierde, a veces se gana. De cualquier manera, por primera vez en mi vida estaba satisfecho conmigo mismo, consciente de que me quedaba un largo camino por recorrer, pero al final no importó porque estaba consciente de que apenaz iba empezando, y de que me quedaba una vida para aprender.

Hubo veces en las que volvía al yo anterior, o en los que mi lado detestable aparecía, pero no permití que eso me detuviera, nunca voy a se rperfecto y siempre voy a pecar, lamentablemente es la naturaleza del hombre, y por más que lo deteste tengo que aceptarlo. Sin embargo el deseo de ser la mejor versión de mí mismo cada día lo contrarrestaba de alguna manera. Sabía que efectivamene había un cambio en mi por las reacciones de mis amigos y familiares, era satisfactorio escuchar lo que tenían que decir acerca de est nuevo yo, era bueno ver que podía ser un ejemplo y consejero para ellos como los chicos de Seattle lo eran para mi.

Durante todo el año mi hambre y tenacidad me mantuvieron vivo en los momentos más difíciles, que no eran nada comparados con lo que había pasado antes de haber visto la luz. Suena raro, pero tu perspectiva en la vida y en el manejo de situaciones puede cambiar enormemente una vez que has abierto los ojos. Ahora veía las cosas como realmente eran, pues por fin conocía la verdad. Cada vez que miraba atrás podía hacerlo con orgullo, había logrado tanto en tan poco tiempo; y lo mejor de todo era que lo que venía era incuso mejor. Lo que el verano me deparaba era el resultado y la culminación de todo lo que había estado ocurriendo durante el año- No podía estar más ansioso de terminar con las clases, no me importaba siquiera el perderme mi propia ceremonia de graduación.

Finalmente llegó el día. Empaqué mis maletas, mi dinero se convirtió en dólares, y me dirigí al aeropuerto, sabiendo que a partir de ese día todo lo que conocía iba a cambiar; que nada volvería a ser lo mismo. Todo cumplió las expectativas, fueron 39 días que desearía jamás hubieran terminado. Ver las caas que me habían motivado a cambiar, a descubrir donde pertenezco una vez más y por el resto del verano fué más de lo que podría describir, y aún mejor, vivir en su mundo, con gente que persigue los mismos intereses que yo, que ama y sirve al mismo Señor que yo, es algo así como un Paraíso en la Tierra. Conocer nueva gent y adentrarme más en las relaciones con los que ya conocía, experimentar junto a ellos, crear recuerdos, y tenerlos presentes en el día de mi bautizo son cosas que jamás se repetirán, razón por la que todo fue aún más especial. Lo único de lo que estoy consciente es de que no importa lo que pase ahora, gracias a ellos conocí realmente a Jesús, y desde entonces mi vida ha cambiado. No importa lo que se interponga en mi camino, sé que todo va a resultar tal y como gue planeado, pues sé que nunca estoy solo.

Author: joncuriel

21. Dreamer. Christian.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s